La Real Academia de Bellas Artes defiende que se conserve íntegro el edificio de la cárcel vieja

El informe de los asesores del ministerio abre la puerta a la declaración de Bien de Interés Cultural

Miguel Rubio. MURCIA

Los defensores de la cárcel vieja de Murcia han ganado otra batalla. El Pleno de la real Academia de Bellas Artes de San Fernando les ha dado la razón al ratificar que el inmueble cuenta con interés suficiente para que se conserve íntegro. El informe de los académicos abre las puertas para que el Ministerio de Cultura declare el edificio, construido en el siglo XIX, Bien de Interés Cultural (BIC).

Aunque los dictámenes de Bellas Artes sólo tienen un carácter de consulta, normalmente el Ministerio suele atender las recomendaciones de la Real Academia. Este acuerdo supone un nuevo obstáculo a las pretensiones de Hacienda, que solicitó la demolición de la antigua prisión provincial para levantar las oficinas de la Agencia Tributaria.

El acuerdo de la Real Academia de Bellas Artes, con sede en Madrid, se adoptó el pasado día 1 tras examinar el Pleno el Informe favorable de la Sección de Arquitectura, compuesta por una docena de expertos y que preside el arquitecto Fernando Chueca Goitia. Este académico confirmó ayer a La Verdad que la declaración se tomó por mayoría después de un "profundo debate". La resolución, que ya se ha enviado al Ministerio de Educación y Cultura (MEC) defiende la "conservación íntegra" del edificio, construido en el siglo XIX.

Su interés artístico no se debe a las fachadas. "Es un edificio notable que se puede destinar a diversos usos, como archivo o biblioteca, por ejemplo" indicó Chueca. El presidente de la Sección de Arquitectura señala que la recomendación de la Academia es que se conserve "la base estructural" del inmueble así como "su distribución" lo que no imposibilita la realización de algunas reformas internas en el edificio, ubicado en la avenida de Primo de Rivera.

En este caso la Real Academia de Bellas Artes ha actuado como órgano asesor del Ministerio de Cultura. Y aunque sus resoluciones sólo tienen carácter de consulta, y por lo tanto no son vinculantes, casi siempre son atendidas. "Normalmente suelen considerarlas", matizaron ayer fuentes de la Academia. Por ello, el informe de Bellas Artes abre la puerta a que la antigua prisión provincial obtenga la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC).

La resolución favorable llegó a la Sección de Patrimonio del Ministerio de Educación y Cultura hace un par de días. Es este departamento el que debe decidir ahora si inicia la declaración de BIC. Y así debe ser si no surgen problemas de última hora, aunque ayer por la mañana, en la mencionada sección, no quisieron hacer comentario alguno: "No podemos decir nada", se limitó a responder un alto funcionario después de recitar de carrerilla la normativa legal que regula estos trámites. Sólo la apertura del expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural supone la paralización de cualquier actuación en el edificio al que afecta. La decisión debe publicarse en el Boletín Oficial del Estado (BOE) para que se presenten alegaciones. El informe favorable de los académicos de San Fernando representa otro impedimento a las intenciones del Ministerio de Hacienda, que pretendía demoler la cárcel vieja para levantar las nuevas oficinas de la Agencia Tributaria de Murcia. De momento este proyecto permanece aparcado porque también ha caducado el permiso municipal que solicitó Hacienda para poder tirar los muros de la antigua prisión provincial.

Un edificio noble de estilo neomudéjar

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando ha pedido que se conserve la cárcel de Murcia por sus valores artísticos, según manifestaron a Europa Press fuentes solventes. El parecer tiene un carácter consultivo. Tras un amplio debate en el seno de la Real Academia de San Fernando, se acordó que todo el edificio – no sólo parte de las oficinas y la fachada principal – debe ser conservado. Los académicos destacan las naves panópticas que posee este conjunto. Según las citadas fuentes, la cárcel vieja "es una pieza neomudéjar, de construcción noble de piedra y ladrillo con una arquitectura decorosa que merece la pena ser conservada". La reciente solicitud para que el inmueble se declare Bien de Interés Cultural – una calificación que ya obtuvo el edificio aunque finalmente caducó – fue avalada por más de mil firmas de vecinos. La polémica sobre el derribo de la cárcel vieja ha supuesto una mancha en las relaciones entre el teniente de alcalde de Urbanismo y la consejera de Cultura. El concejal Ginés Navarro criticó a Cristina Gutiérrez Cortines por su postura a favor de que la antigua prisión se mantenga en pie. "Hemos perdido una oportunidad excelente para recuperar uno de los espacios mejor situados de la ciudad" se quejó Navarro.