El concejal de Urbanismo rectificó ayer sus declaraciones en las que acusaba a los arquitectos de realizar proyectos de viviendas ilegales. Ginés Navarro dio marcha atrás después de que el Colegio Oficial le instara a que denunciara casos con nombres y apellidos, y tras la reunión que mantuvo con el decano, a quien mandó una carta de disculpa. Sobre la Ronda Este, ingenieros y arquitectos dijeron que son los políticos quienes deben dar explicaciones.

El concejal dice que no acusó a estos técnicos de realizar proyectos de casas ilegales

Los arquitectos han acogido con "enorme sorpresa" las declaraciones efectuadas el martes por el concejal de Urbanismo, Ginés Navarro, en las que se preguntaba que "cuántos de estos técnicos han realizado proyectos para la construcción de viviendas ilegales". Estas manifestaciones del edil fueron enmendadas ayer por la tarde después de que el colegio oficial de Arquitectos expresara sus quejas.

Con su velada acusación, el concejal de Urbanismo pretendió responder a las alegaciones presentadas al nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) por el colegio oficial de Arquitectos, institución contraria a la legalización indiscriminada de estas construcciones. El colegio oficial de Ingenieros de Caminos tampoco ve con buenos ojos que esas viviendas abandonen la clandestinidad.

El presidente del colegio oficial de Arquitectos, Antonio García Herrero, respondió ayer por la mañana a Navarro y afirmó que "me sorprende enormemente que el concejal diga esto porque no se pueden lanzar acusaciones genéricas que son muy peligrosas".

Los arquitectos instan al concejal de Urbanismo a que denuncie ante el Ayuntamiento, el Colegio Oficial y otras instancias a los técnicos que han realizado proyectos para viviendas ilegales. "Si tiene conocimiento de estas conductas debe denunciarlas con pruebas y con nombres y apellidos", matizó García Herrero, quien exigió al edil de Urbanismo una rectificación pública de sus declaraciones.

El colegio oficial de Arquitectos, que no tiene constancia de que técnico alguno haya realiza do proyectos para casas ilegales, "actuará en consecuencia si no lo hace y la junta de gobierno de la institución tratará el asunto".

García Herrero se reunió a mediodía de ayer con Navarro para exponerle personalmente sus quejas, tras hablar por teléfono con él a primera hora de la mañana.

La rectificación de Navarro se produjo en la tarde de ayer, después de esa reunión. El edil afirmó en un comunicado que "en ningún caso se ha acusado por mi parte al colectivo de arquitectos de estar propiciando la ilegalidad pues, entre otras cosas, la seriedad y profesionalidad del colegio oficial de Arquitectos, con su decano al frente, no lo permitiría jamás". Asimismo, matizó que lo único que planteó en sus manifestaciones fue la duda sobre cómo es posible construir grandes edificaciones en la huerta de forma ilegal y sobre "si determinadas personas (albañiles y maestros de obras) eran capaces de sustituir a un técnico superior". Además, el edil envió una carta excusándose al colegio de Arquitectos, que considera zanjado el tema tras esta rectificación.

La próxima semana los arquitectos se reunirán con el equipo redactor del Plan para recoger las propuestas de este colegio profesional, indicó García Herrero.

Los arquitectos e ingenieros de Caminos contestaron también al reto lanzado por Navarro para que se trasladen a las pedanías a convencer a los vecinos sobre la Ronda Este. García Herrero dijo que "no tenemos que ir a ningún sitio porque son los políticos los que deben explicar las razones que les llevan a hacer las cosas o a eliminarlas". En los mismos términos se expresó el decano de los Ingenieros, Juan Guillamón, quien dijo que "no somos los redactores del Plan".

Guillamón no cree que la Ronda Este provoque el derribo de mil viviendas, y recordó que en 1993 el ministerio de Obras Públicas hizo un estudio en el que recogía seis alternativas para esta autovía. En una de ellas, se tiraban menos de 200 viviendas y su trazado coincidía con la reserva de terreno que aparece en el PGOU vigente. Otro de los trazados (por el que apostó el Ministerio) afectaba a 80 edificaciones. El decano de Ingenieros se pregunta las razones que han llevado al Ayuntamiento a permitir que se construyan casas en la reserva de terreno que el Plan actual contempla para la Ronda Este.