Pabellón Polideportivo en Molina de Segura

 

Situado en Calle Serrerías - MOLINA DE SEGURA  -  (MURCIA)

 

 

Promotor - Ayuntamiento de Molina de Segura - Consejo Superior de Deportes.

 

Proyectado en 1992 y desarrollada la obra hasta concluir el edificio en diciembre de 1995.

El Proyecto
La Obra
  Imágenes Finales
 

Situación - MOLINA DE SEGURA

 

  Fotografías del estado final realizadas por Severo Almansa

 

 

Pabellón Polideportivo en Molina de Segura

PROYECTO

Extracto de la Memoria del Proyecto

ARQUITECTO  ANTONIO GARCIA HERRERO

PROYECTO    BASICO Y DE EJECUCION DE POLIDEPORTIVO M-4 ADAPTADO

SITUACION   C/Serrerías INSTITUTO DE B.U.P.

POBLACION   MOLINA DE SEGURA Murcia)

PROMOTOR    CONSEJO SUPERIOR DE DEPORTES

Expediente  A/132/92

 

M E M O R I A

ANTECEDENTES.- 

Este Proyecto se realiza por encargo del Consejo Superior de Deportes

Su objeto es proyectar para su posterior construcción  una Sala de Barrio-Pabellón Polideportivo a fin de dotar a la población de Molina de Segura de las instalaciones deportivas precisas en condiciones de uso e inscritas en Plan de Extensión de la Educación Física en Centros Escolares del Consejo Superior de Deportes, cuyas principales finalidades son las siguientes:

- Dotación a los centros escolares de un profesorado especializado.

- Construcción de unas instalaciones deportivas mínimas en cada centro.

 - Utilización de esas instalaciones por el conjunto de los ciudadanos, con prioridad de uso para los escolares.

A fin de adecuar el programa general del módulo tipo a las condiciones específicas del soporte urbano y del plan de usos a desarrollar, se me encargó por el Consejo Superior la realización de un Proyecto que, cumpliendo las exigencias del programa para los pabellones M.4, incorporara asimismo la solución a las cuestiones singulares planteadas.

De acuerdo con las autoridades del Consejo Superior y con el Exmo. Ayuntamiento de Molina de Segura, se procedió a diseñar el referido pabellón,  habiendo comprometido el Exmo. Ayuntamiento de Molina de Segura la aportación económica suplementaria para cubrir las necesidades a satisfacer, que exceden las estrictamente correspondientes a un pabellón tipo.

No obstante, las disponibilidades económicas del Ayuntamiento, previstas para la anualidad siguiente, ha hecho preciso diferenciar en dos fases presupuestarias las obras del Pabellón.

Es decir, en una primera fase se contempla la construcción de las unidades correspondientes a la dotación presupuestaria aportada inicialmente, que constituirán una obra en sí misma utilizable, aunque al incorporar las correspondientes a la segunda   fase, se completará la instalación alcanzando la calidad de uso y disposición que se pretende en su totalidad.

SITUACION ACTUAL.- En la actualidad la parcela se encuentra en la situación determinada en los adjuntos Planos siendo de forma irregular con un talud hacia el lindero con el Instituto de B.U.P. que salva un desnivel de cuatro metros y medio.

El acceso más importante a la misma se realiza a través de la Calle Serrerías a la que presenta su frente norte. En su lindero este se encuentra, como ya hemos dicho, el Instituto, al que la edificación proyectada va a servir.

CONDICIONANTES.- La propia configuración de las parcela supone el condicionante más importante. La localización de los accesos, y el desnivel existente en el lindero al que habrá que adosar la edificación suponen quizá las cuestiones más importantes a considerar en principio. Asimismo la economía de construcción y el programa de actuaciones a realizar suponen una condición claramente determinante. Este queda totalmente definido por los módulos de superficies y esquemas de funcionamiento especificados por el propio Consejo Superior.

Dadas las características del mismo, el presupuesto disponible y las posibilidades de mantenimiento se ha adoptado la siguiente solución

SOLUCION ADOPTADA.- Nos encontramos en Molina de Segura. Si existe alguna característica predominante en la historia de esta ciudad, es, con seguridad, su gran actividad industrial.

Se trata de un municipio que, situado en una de las más importantes vías de comunicación de Murcia, experimenta en los años cuarenta y cincuenta el desarrollo industrial quizá más importante de España, debido a la iniciativa privada.

La imagen de Molina es la silueta de las naves industriales, las chimeneas de ladrillo de sus fábricas y algunas edificaciones de gran altura que supusieron en su día el peor de los disparates.

Las naves industriales en diente de sierra, pero también en bóvedas rebajadas, una tras otra, configurando un paisaje ondulante de fibrocemento y chapa.

La bóveda ondulada comienza a constituir para nosotros un cierto símbolo, una línea de encuentro con la historia de Molina.

Cuando nos acercamos por la calle Serrerías al Instituto, vemos la parcela, sobre la que proyectamos el Pabellón, en pendiente.

Se manifiesta como una superficie inclinada desde el plano del Instituto, ondulando hasta la rasante de la calle Serrerías. Quizá la solución sea recoger esa forma, incorporar la silueta en bóveda ondulante como remate del pabellón. Y de esa manera comenzamos a disponer los espacios del mismo. El volumen principal de la pista. Los graderíos (quiere el Ayuntamiento dar cabida a unos mil espectadores. Serán precisos quizá algunos más) se localizarán alineados con la pista. Bajo ellos, los espacios de servicio, y ya tenemos organizado el pabellón.

Pero es preciso posibilitar la circulación de tantos futuros espectadores. Y deportistas.

Dejando una amplia plaza en su frente de acceso, uno de sus espacios más singulares, como es la cafetería, avanza casi en paralelo con la diagonal de la calle Serrerías, en su flanco norte, pero curvándose como una continuación del muro de hormigón que habremos de construir para salvar el desnivel en la plaza y llegando casi a tocar el testero norte del Pabellón, abrazando el espacio de la plaza e incorporando en vertical el motivo que en horizontal, en la bóveda, ha configurado la cubierta.

Parece que el muro ondulado no se debería perforar. Por ello, los ventanales se producirán como "cortaduras" en el ladrillo, y se accederá a la planta alta mediante una escalera ligera, metálica, como dejada allí de un modo provisional.

La luz siempre es un problema en un pabellón. Produce deslumbramiento casi en cualquier posición. Y cuando no deslumbra a los deportistas, lo hace a los espectadores. Menos la luz cenital, pero esa, a veces, a determinadas horas, "cae" sobre nosotros de un modo excesivamente pesado. Por ello aquí se ha intentado solucionar mediante las iluminaciones indirectas en el contorno como la luz tras la viga de hormigón que une las cabezas de los pilares del lateral oeste, o tras las vigas de madera de los fondos, y la cenital se matizará mediante unos batientes colgados de la cubierta y orientables.

Y esto nos lleva a la cubierta. Varias eran las alternativas.

Hemos optado por las vigas en arco de madera. M s económicas que la estructura espacial de tubo de acero roscado a bolas. Algo más cara que unas vigas de celosía metálicas. Pero, en definitiva, se adaptan mucho mejor a la forma de las mismas, en madera laminada y encolada, y. son más hermosas.

Al exterior, quería recubrir la bóveda de modo que, solucionando los problemas de estanqueidad, resultara también agradable. La terminación en lámina de cobre parecía la solución.

Y así se ha proyectado.

 

 

Planos de  SITUACIÓN                           

EMPLAZAMIENTO FINAL

 

PLANOS  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

           

 

 

Volver

 


Pabellón Polideportivo en Molina de Segura

LA OBRA

Fase
Estructuras

Planos y fotografías de OBRA

 

 

    

 

 

 

 

 

 

 

Volver    

VOLVER AL MENÚ DE ARQUITECTURA