Rehabilitación de un edificio para 22 viviendas, 1 despacho profesional, 1 local y garajes

 

Situado en la Gran Vía y Plaza y Calle de Santa Catalina de Murcia 

 

 

 

Promotor - Sociedad Cooperativa de Viviendas Gran Vía de Murcia

 

 

Proyectado en 2004 y desarrollada la obra hasta concluir las viviendas y despacho en junio de 2010.

El Proyecto
La Obra
  Imágenes
 

 

2003

2010

 

 

Rehabilitación de un edificio para 22 viviendas, 1 despacho profesional, 1 local y garajes

PROYECTO

Extracto de la Memoria del Proyecto Básico

LA REHABILITACIÓN

El edificio objeto del  proyecto presenta los siguientes linderos: Al norte con la Calle Santa Catalina, al sur con el edificio sito en Calle Gran Vía, número 7, al Este con al Calle Gran Vía, y al Oeste con la Plaza de Santa Catalina, y los edificio sitos en Calle Pascual y esquina a Calle Santa Catalina.
El edificio se asienta sobre un solar que, según reciente medición, tiene un área bruta de 869'68 m2 correspondiente a un área neta de 869'68 m2 y su desarrollo se encuentra sometido a las condiciones urbanísticas que se especifican y se expresan en el Anexo de Condiciones Urbanísticas de la Edificación.
Se trata de un edificio construido entre los años 1947 y 1952.
En origen se proyectó para albergar la sede del Banco Exterior, en las plantas baja y primera, así como veinticuatro viviendas en las plantas superiores, en régimen de alquiler y para los cargos del Banco.
Con el tiempo, este uso se fue sustituyendo en la mayoría de las dependencias hasta reconvertirse en su práctica totalidad a despachos y oficinas, con numerosas divisiones, subdivisiones y agrupaciones que ha dado lugar al estado actual, de cuyas plantas se acompañan planos descriptivos.
Aunque en la ficha de características del edificio contenida en el Plan General de Ordenación Urbana se califi-ca a este edificio como “racionalista”, considero desacertado dicho calificativo, pues, si bien por su época de construcción así habría de ser, lo cierto es que su composición e implantación en la Ciudad responde más bien a un cierto eclecticismo tardío en que, con una clara concesión al gusto de su época, organiza el edificio en altura con estricto sometimiento a la composición clásica materializando los órdenes en su tratamiento general. El basamento lo componen las dos plantas baja y primera que, precisamente se destinan a los usos bancarios de su promotora. Este cuerpo se caracteriza por su profusa ornamentación que, sin llegar al recargado aspecto de otras realizaciones coetáneas, destaca en su entorno por dicha característica. El fuste se desarrolla en las plantas segunda a sexta en que la ornamentación se reduce ciertamente pudiendo llegar por su composición y austeridad a merecer el calificativo de “racionalista”, si no fuera porque su implantación en el conjunto precisamente se utiliza para resaltar con mayor énfasis el carácter de los cuerpos principales. No otra cosa pretende dicha limitación, máxime si se consideran las prolongaciones verticales de las articulaciones de esquina como grandes paños impostados que servirán de conexión hasta la planta superior y cornisa con elementos decorativos clásicos. Se remata su composición con un nuevamente ornamentado capitel materializado en la planta séptima (octava altura) y una potente cornisa de gran acierto en su proporción y características.
Una planta de áticos completa el edificio organizándose parcialmente bajo cubierta, tal y como se puede apreciar en la documentación gráfica que se acompaña, mientras que en los sótanos se ubican los archivos y cámaras acorazadas del banco.
A destacar la implantación del gran paño de vidrieras que ilumina desde la calle de Santa Catalina el amplio espacio de recepción en planta baja, cuyas características sí responden a tendencias artísticas más acordes con su época de construcción. Parece que los responsables del banco permitían una mayor creatividad e innovación a los vidrieros que a los arquitectos.
DESARROLLO DEL PROYECTO.
Se planteaba el desarrollo de la intervención desde una doble perspectiva igualmente permitida por las Normas y Ordenanzas de aplicación:
Por una parte, cabía la posibilidad de su demolición y sustitución total por otro edificio con nuevas características y composición. Tal posibilidad se deduce de la observación existente en la adjunta ficha de catalogación, cuando afirma que “La catalogación de este inmueble no tiene por objeto evitar una futura sustitución, sino preservar su imagen en caso de actuaciones de rehabilitación”
Igualmente, se podía optar por la rehabilitación de lo existente, para su adecuación al programa de necesidades, que en suma, no ha cambiado prácticamente respecto al que fue en origen: Recuperar el espacio para veinticuatro viviendas.
Más acorde con este último deseo, es decir, la conservación en su práctica totalidad de los usos originales, parecía la segunda de las alternativas, manteniendo igualmente la configuración física del edificio y rehabilitándolo, siempre que sus características estructurales lo permitieran.
Para ello se encargaron por consejo mío los trabajos de análisis y ensayo estructural a una empresa especializada en ello.
Una vez obtenidos los resultados, y verificada la viabilidad de la conservación y reparación estructural, se adoptó por la Propiedad la decisión de REHABILITAR EL EDIFICIO, aunque es cierto que el Informe de ACE suponía un mayor grado de intervención del que habíamos previsto en principio.
Efectivamente, inicialmente se detectó la necesidad de proceder a un cierto refuerzo estructural en pilares y en algunas viguetas que presentaban problemas de resistencia a flexión. Pero posteriormente, y después de análisis más especializados, se detectó que dichas viguetas estaban realizadas con cemento aluminoso, por lo que se recomienda su protección en previsión de un posible deterioro en el futuro.
En definitiva razones de coherencia formal y respeto patrimonial provocaron la decisión de su rehabilitación desde tal perspectiva.
Por ello, el proyecto propone la rehabilitación integral del edificio.
Se adecuará el espacio destinado a uso comercial a la normativa sobre accesibilidad, sustituyendo el forjado de planta baja y accediendo a la misma desde la cota de vía pública, lo que, unido a la comunicación existente entre ambas plantas, garantiza la accesibilidad de todos los espacios de uso público como adaptados.
Se sustituirá la caja de ascensores por otra con pantallas de hormigón que garanticen la adecuación estructural frente a las cargas sísmicas.
Propone el presente proyecto asimismo la sustitución de la última planta en su totalidad por encontrarse muy deteriorada. La nueva planta se propone con un retranqueo sobre la fachada existente, por lo que la cornisa de la misma quedará en idéntica posición de la que existe en la actualidad.
La estructura de la última planta y buhardillas se ejecutará mediante elementos aligerantes (estructura metálica, bovedillas aligerantes, etc.) de modo que se alivie la carga soportada por la estructura vertical.
Se procederá a la adecuación de las plantas a la normativa antiincendios, con la incorporación de vestíbulos de independencia y protección, así como de puertas de RF y elementos de extinción.
Etc.
Y, sobre todo, el proyecto propone la protección y conservación estricta de la composición arquitectónica que ya supone un elemento de incuestionable valor en la configuración de la imagen urbana de su entorno.
En previsión de su conservación y rehabilitación, procedimos a la medición y dibujo de los distintos elementos arquitectónicos que lo componen. Con la inestimable colaboración de mi hijo Antonio Javier, estudiante de Arquitectura, croquizamos y finalmente pudimos dibujar el edificio tal como es y se representa en los Planos adjuntos.
Igualmente hemos utilizado unos planos existentes del estado actual de la distribución de las diferentes plantas, a título indicativo, ya que el nivel de conservación de la tabiquería es nulo, proponiéndose incluso la sustitución de los cerramientos de los patios de luces por paneles aislantes prefabricados, tipo Robertson o similares.
Se acompañan algunos de los croquis que realizamos, así como algunos de los dibujos y esquemas de la fase de proyecto, siempre la más apasionante del proceso, la más fundamental y, seguramente, la más desconocida.
Finalmente quiero agradecer su colaboración a los técnicos de la empresa de análisis estructural ACE, a los topógrafos que intervinieron en la medición, a Antonio Javier García-Herrero que “midió y dibujó en pleno verano” la fachada básica, a todos los delineantes y colaboradores que han intervenido y en especial agradecer a la Sociedad Cooperativa de Viviendas Gran Vía su buena predisposición y la aceptación de una solución arquitectónica respetuosa e integrada.
Diciembre de 2003
 

  Planos

 

  Croquis

 

Volver    

Rehabilitación de un edificio para 22 viviendas, 1 despacho profesional, 1 local y garajes

LA OBRA

Fase
Protecciones

Planos y fotografías de OBRA

 

 

Fase
Demoliciones

Planos y fotografías de OBRA

Fase
Refuerzos Estructurales

Planos y fotografías de OBRA

Fase
Recalces de Cimentación

Arranque de pantallas de ascensores

Planos y fotografías de OBRA

Fase
Estructura para nuevo forjado de planta baja: pilares de sótano, ábacos y losa maciza

Planos y fotografías de OBRA

Fase
Estructura para nueva escalera entre planta baja y primera - Local

Planos y fotografías de OBRA

Fase
Estructura y detalles de forjados inclinados en buhardilla

Planos y fotografías de OBRA

Fase
Detalles de barandillas de fachada.

Planos y fotografías de OBRA

Fase
Apeo de pilar para acceso de vehículos a través del sótano colindante. DETALLES

Planos y fotografías de OBRA

   
   

 

 

Volver    

VOLVER AL MENÚ DE ARQUITECTURA